miércoles, 2 de julio de 2008

asociaciones odiosas


Me desespera que las lesbianas sean tan progres.
Me exaspera que las lesbianas por el hecho de serlo se consideren "muy de izquierdas", que vaya usted a saber qué quiere decir eso.
Me deja algo perpleja que las lesbianas a pesar de ser mujeres sean proabortistas.
Me da mucha pena que uno de los dogmas del lesbianismo sea el ateismo.
Parecería lógico que a aquellos que han conseguido romper ciertas convenciones sociales les fuera más facil romper con algunas más. Pero esa correlación no se da. No ha servido de nada haber sufrido en propias carnes que aquello que se dice no es siempre la verdad. No se ha aprendido a ver más allá.
Y entonces nos ponemos a buscar refugio en identidades a medida, derechos sociales, adaptación. Las que van más allá políticamente, las adictas a lo radical, a lo más radical, al final caen en otros grandes lugares comunes.
El hecho mismo de no encajar, que todas hemos vivido de un modo u otro, debería convertirse en nuestro maestro. Nos da la oportunidad de coger distancia. Distancia del acontecimiento de "ser mujer", distancia de la estructura heterosexual.
Sabemos que no somos exactamente mujeres, hay que seguir desidentificandose.
No somos exactamente cuerpos.
No somos sólo cuerpos.

2 comentarios:

pe-jota dijo...

No creas hay de todo, aunque tiran más del estereotipo que nosotros, tal vez porque nosotros empezamos a estar hartos de etiquetas, de logos y anagramas. Creo que como todo posee sus momentos, si los gays hemos tirado del carro por visibilidad, ahora son las lesbianas las que salen, las que se muestran y saben que han de ser duras y radicales, sino no hay nada que hacer, luego llega la calma, pero lo importante es la realidad, y esta es muy variada.

Euge dijo...

Llego saltando y no puedo evitar comentar porque me intereso mucho lo que escribiste...
No soy de "izquierda" porque creo que se perdió el norte con la "izquierda" soy utopicamente socialista (no tengo mucho tiempo para explicarle porque "utopicamente"), soy proabortista dependiendo del caso y la circunstancia, aunque tengo un hijo. No soy atea, soy agnostica por educación y por convicción, creo en Dios pero no me llevo con las instituciones, tal vez por ser socialista o porque me inculcaron que Dios esta en uno mismo... no lo sé. No creo ser "progre" porque en los tiempos que corren no estoy segura de saber que es ser "progue"

Qué sé yo... creo que si me gustaran los elefantes pensaría igual que ahora

Saludos